13 agosto 2007

Es de esas personas que no les gusta soñar, si no que les gusta crear. Armar. Inventar. Es de esas personas que se cansan de añorar, y no se cansan de pelear. No es ficticio, es literal. No le gusta caer, aunque cayó mucho más que nadie. No le gusta cerrar los ojos, ya los cerró bastante. De la misma forma uq eno le gusta encerrarse, no le gusta apagarse.
Cada paso de baile que da, cada salto desestructurado que puede llegar a dar y cada coreografía que puede armar, deja una sombra enorme de felicidad. Felicidad mezclada con libertad, con su propia libertad.
Pueden ver como baila, pueden ver como crea y como se deja llevar. Pueden ver y sonreir, mejor dicho, van a sonreir. Genera sonrisas, genera bienestar.

Es de esas personas que cada vez que algo le cuesta más llenandose de miedos, se llena de coraje, de fortaleza, de una fuerta interior que nadie sabe de donde la saca. Se llena de vitalidad, y avanza, y camina, y baila, y hablar, y se encuentra. Se encuentra, busca soluciones, le cuesta, como nos cuesta a todos. Tal vez un poco más, tal vez un poco menos, pero busca avanzar. No se quiere perder atras.

Dice que no quiere dormir porque siente que pierde el tiempo. ¿Cuánto más hay que imaginar para darse cuenta de lo que construye su alma?

Pelea, pelea cada día más. Le cuesta cada día más, se agota, se cansa, se apaga. Pero nunca del todo.


Veo, veo, y siento como mi ser apaga todo eso, entonces me alejo.
Es como cuando dos personas estan en una cama grande, y uno se aleja y se hace bolita contra un costadito. Se hace bolita y se siente extraño, ajeno a todo eso.
Y asi me siento cada vez que baila, y cada vez que pelea.


Pero tienen que ver, tienen que ver sus caídas y sus levantes inmediatos.
Conocer sus sonrisas, su pureza.
Su música interior.

Tienen que conocer su música interior, esa misma que trata de reflejar en sonidos interminablemente hermosos.

Se complica la vida, tambalea, se cae , pero sigue en pie.
Sigue sobre su pierna derecha. La misma donde se quiere tatuar.
La misma de los giros para bailar,
la misma que usa poco para caminar.


Es de esas personas que brillan, que caminan y brillan. Que bailan e irradian la belleza que sigue habiendo en el mundo.


Es increible, se compone de las palabras más comunes y también de las menos usadas.

Sigue teniendo miedo de perderse, lo que no sabe es que ya no se puede perder. Lo que no sabe es que ya se encontro, y quiere más, mucho más.


Es de esas personas que quieren vivir, que aman vivir, y que a pesar de todo, les gusta amar.

Ama mal, ama bien. Su corazón no se lo dice, solo lo siente. Solo siente, y ama. Se junta, se enamora, se desiluciona. Llora. Pero sigue bailando a pesar de todo.




Nunca tiene que dejar de bailar.


Nunca tiene que dejar de pelear.





Va a ser de esas personitas llena de arrugas en todos los escondites de su cara , que va a poder decir que realmente conoció el verbo Vivir.




(cuantos quisieramos ser asi?).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias...te quiero mucho

Anónimo dijo...

mucho mucho mucho...gracias