31 diciembre 2009

el centro del martes
se nubla en tu vista incolora
como muda en un día
de algo que nunca se dijo


lo dicho.
martes.
desconocido.
de tus ojos y tu pera desde sueños inesactos.

y todavía no jugué a ser inmortal sin tu sombra,
creo que no puedo,
que nunca voy a poder.


eso debe ser vivir,
saber que siempre
vas a estar.


(aunque pida encontrarte
y nunca hay respuesta )

yo sé que vas a estar.





aunquenoteanimásaaparecer,
temor a encontrar lo que no se espera.
y llevarte la decepción


para que ambos entendamos
que
algún día
voy a tener que caminar sin tu sombra.



los dos tenemos miedo.
yo más.
vos, no sé que perdés.

yo te pierdo a vos.


y qué hago si te pierdo a vos?

y de un día para otro
me olvido
completamente de tu nombre?




pero
no me importa,
te juro,
hay días que no me importa,
prefiero
quedarme sin sombra
sabiendo que tuve una hora de vos.

28 diciembre 2009

porque si se muere el canto
los oidos van a sangrar
incoloras canciones de gente
sin alma, sin amor,
sin color.

y en un mes todo va a ser marrón
de espaldas y ventanas
y dolor,

de cosas que nunca van a respirar
mejor que vos

o que nosotros dos.

y si me vas a cargar
por sobre tus hombros
que no sea por la mañana,

cuando el sol renace
tortura mi piel,

imprimiendo su juego de calor
y pesadez,


por todo el sueño del mundo.

antes que las piernas
caigan al cielo,

hay que permitirse
respirar de cerca
el aliento de las manos

que inyectan lágrimas
de sangre
en la renuncia de la madrugada.

03 diciembre 2009

las que se parecen a vos

son las que menos duelen