15 julio 2005

Podría ponerme en la posición de un psicólogo o de un filósofo. Podría hablar como si supiera más de lo que realmente siento. Podría hacer una tesis sobre como estoy.
Pero no.
Solo voy a teclear, perder tiempo, ganar tiempo. Voy a descargarme de la misma forma que lo hacia tiempo atrás.
Voy a ponerme a pensar, unir sentimientos.
Unir acciones, pensamientos.
Con coherencia, o sin ella, no me importa.
Al final me tengo que sentir mejor.....

pero sabiendo lo que soy

me voy a sentir igual

o peor.


¿Quién alguna vez no se preguntó que es la vida?
Supongo que la respuesta no existe.
Pero si existen las distintas posibilidades o puntos de vista.
Algún optimista con ganas de vivir podrá decir... (no, no se me ocurre que pueden llegar a pensar ellos. de verdad.) Pero algún suicida pesimista, podrá pensar que esto es una mierda.
Y en mi caso, concuerdo.
Es detestable, es cansador. Es algo que deje de querer hace tiempo.
No me llama la palabra vida, no me atrae la palabra vida.
No me hace bien hablar de mi vida.


Y sí. Estoy malgastando una vida.
¿cuánta gente hay que quiere vivir y no tiene la posibilidad de hacerlo, porque están postrados, caminando los últimos pasos, sabiendo que son los últimos abrazos?
¿cuántos me desearían su vida, para que aprenda que es lo que se siente?

A sincerarme.
Muchos años de mi corta y pequeña y no aprovechada vida, quise eso. Quise tener una razón por la cual vivir, sabiendo que en poco tiempo podía no seguir.
Boludo o no. Fue lo que sentía.
Hoy creo que no la cambiaría. Egoísta pueden llamarme, pero mejor sacármela yo mismo que esperar que alguien lo haga.

En realidad el egoísmo viene de aquellas personas que repiten lo mismo , y, a veces, me pueden hacer pensar.
Nunca falta la mayoría que opina del tema, que quieren poner tus problemas con los de los demás, y dejarte parado como un malcriado, como un pelotudo.
Me termina sacando eso.
Cada uno recibe las cosas como puede, como quiere.
Las personas no son comparables con respecto a lo que pueden sentir. En ningún aspecto.

Aprendí a dejar de criticar a las que lloran porque se les rompe una uña.
Aprendí a admirar aquellos que siguen, y realmente no pueden mas.
Pero mas aprendí a respetar a los que decidieron desertar.

Acá, también, no falta la mayoría que habla sobre los que deciden no seguir. Los tratan de cagones, los tratan de estúpidos.
Pero.. ¿son ellos los que están en ese cuerpo, con esos pensamientos, entre esa alma?

No..
realmente, no están.
No lo sienten.
Y aunque digan frases como "siempre que llovió paro", hay gente que no puede llegar a ver la luz.
Y hay que respetarlas..

¿por qué denigrarlas?

Tristeza.
Angustia.
Depresión.

¿Adolescencia?
¿por qué hablan que esto es común en la adolescencia, si los que están a mi al rededor están sonriendo?
¿por qué nos dicen que es común, si el que se siente así, se siente distinto a los demás?

No.
No entiendo.
A lo mejor algún día llegue a entenderlo.
Pero no me importa.
No me importa.


¿ y si yo no puedo más?
¿ y si el que hace las cosas mal soy yo , y no puedo cambiar?
¿y si no puedo cambiar porque no quiero hacerlo?

entonces. ¿de qué me quejo?.

De la intolerancia.
De la incomprensión.
De la soberbia.
Del no respeto.
Del no sentir, del no pensar.

Del mundo,
de todos.

Y , obviamente, de mí.




¿Cómo se vive?
¿Riendo? ¿Saliendo?

Y ¿los que están mal?
¿creyendo que ya tocaron fondo y no pueden caer mas?

Por suerte, ya toque.

Ya me pare.

Pero me quede.

Estancado, dormido, como un vegetal.

Y es como me siento, como un vegetal.

Si la gente hablará con el médico,
el solo dirá que no morí
porque sigo respirando y mi corazón sigue latiendo.
Pero si le preguntan a mi alma,
ella va a decir que se dio por vencida hace rato,
que quiere desaparecer de una vez.

¿y yo?
¿qué hago acá?

Aguantar.
Eso hago.
Sigo aguantando.
Sin emitir sonido alguno,
sin gritar,
y ya sin quejarme.

Acostumbrado.
Esa es la palabra. Acostumbrado.

Hay días en donde me surge la duda , ¿qué pasaría si podría cambiar?
A lo mejor sería como todos,
no me vería mal.
Estaría bien.
Y correría por el cielo.

Pero, sabiendo quien soy. Sabiendo en lo que me convertí.
En algún momento voy a caer,
voy a bajar.
voy a pensar de mas.
voy a sentir de mas.
me voy a preocupar de mas.
voy a perseguirme.
voy a enloquecer.

voy a volver al hoy.





Y hasta acá,
sigo sin dormir bien, mejor dicho, directamente sin dormir.
Sigo sin llevarle el apunte al hambre, sin almorzar.
Me da asco la comida.
Siempre me dio asco mi vida.


Quién leera esto,
seguro me preguntará
por qué sigo
por qué no me dejo de joder,
de dar lastima,
y por fin arrancar una vida.
Qué fácil es decirlo,
Qué DIFÍCIL es hacerlo.
Qué mala suerte que no resulte.


Hasta me quede con aquel coraje que hay que tener
para decidir escapar, irme de acá.

Un costal. Solo un costal, con un cerebro, con organos.
Con ganas de nada.
Igual al maniquí de las vidrieras.
Ese soy yo.
Te dejo que me mires.



La culpa es mía. Y de nadie mas.
Pero , como bien dije.

Ya dejo de importarme.

No se trata de soledad.

Solo es, sentirte de más.

No hay comentarios.: