24 abril 2008

sentado a metros del andén espero que ocurra aquel suceso encantador que logre alegrar mi día.
veo las ventanas, las puertas cuando se abren. espero ver su cara, sus pelos apareces.
perdido en hora, debe ser elq uinto que viene y va, y ella no está. no la veo, no se deja ver. alguna puede parecerse, alguna puede imitar su color de pelo, pero ninguna mira a la distancia como ella lo hace, ninguna mira la nada con el agradable encanto de sus ojos fijos perdidos en todo y en la nada.
hace calor, y el sol se esconde tras un árbol, su reflejo contra las vías hace cerrar mis ojos. al abrirlos pasa uno más, mucho más vacio que el primero. ahora hay más posibilidad de poder verla, pero no, todavía no aparece.
seguramente hoy no pase, todavía debe estar durmiendo y cuando despierte voy a ser yo el que duerma, tal vez soñando que estamos en la misma vereda, mirandonos, riendo y mirandonos.




--------------------------------------
antes de dormir, al cerrar los ojos imagino una cara, dibujo en el oscuro su rostro, su cuerpo inmovil bailando.


cierro los ojos,y los puntitos amarillos se unen formando un nombre. el nombre se agranda cada vez más, tanto que me hace abrir los ojos por el inminente brillo coloro.

vuelve otra vez la oscuridad con un poco de luz, por la ventana el reflejo de la luna me cuenta que sigo despierto. vuelvo a cerrarlos. las difurcadas rayas amarillas corren de lado a lado, ahora encontrandose para formar un cuerpo y un vestido. automaticamente siento que sonrío; en la cara y el vestido se ve una sonrisa; enorme roja sonrisa.

siento los ojos abiertos, la pequeña luz de la luna sonríe, giro mi cabeza, un cuerpo y sus ojos a mi costado; mirando mis ojos mirar.

sueño,
sueño hermoso que algún día será real.

1 comentario:

Anya dijo...

cuanta hermosura...
te lo dije una y mil veces, no dejas de sorprenderme, hay demasiada belleza y demasiada tristeza en las cosas que contas, pero del tipo de tristeza que es linda...

un abrazo!