21 abril 2008

cuando camino las zapatillas me hacen ruido y me da mucha vergüenza. me da esa vergüenza bronquial (esa que genera bronca), esa vergüenza culposa que da ganas de darte vuelta y pedirle perdón a la persona que camina atrás tuyo. es totalmente molesto, es totalmente irritable. un día fuí feliz con ese ruidito, caminando como pingüino apoyando solamente los talones, haciendo mucho ruido. creo que ése día fui muy feliz, y no recuerdo por qué lo era, pero caminaba con ruidito y era agradable.
pero hoy, hoy fue totalmente molesto. y el otro día también. y el anterior día igual. siempre lo es, salvo excepciones. tal vez el truco esté en que me tenga que poner medias, pero no puedo ponerme medias con esas zapatillas, mis hermosas alpargatitas, es totalmente antiestético y totalmente asqueroso (cuando hablo de esteticismo me refiero a una mirada propia sobre las ropas, y no a la esétita de las altas costuras, de palermo o de seudoshippiesochentosos).
es totalmente molesto el ruidito, cuando la pila se acaba, o cuando hay silencio entre tema y tema, escucho el ruido y me molesta. lo peor que no hago nada al rezzpecto como para que deje de sentirme molesto, avergonzado e irritable.
arrastro los pies, pateo cosas, piso hojas, camino rápido.
qué lindo el lunes pasado, qué lindos estos días con frío en donde tuve que poseer otros calzados. qué lindo el lunes, el frío y la gente caminando en sus bufandas, mis cosas sin sentido cuando me aburro en sobremanera, cuando ni vale la unión de las palabras y simplemente son pelotudes como las mujeres de rulos y sus bufandas, sacos negros caminan en la noche con frío, yo sonrío, ella no me mira. desaparece entre las hojas que vuelan, camina en su mundo, yo sin ser ni una hormiga en el suyo. hace frío y la gente con bufanda parece hermosa, otros asquerosamente desubicados, pero algunos hermosos. parecen robotitos, rústicos al moverse, sin desnudarse en las veredas, sacos negros y sobretodos, ella y sus rulos vuelan en su mundo, y yo sólo soy una cucaracha que camina escondiendose entre los huecos de su pared..


días de completa irritación, del humor más detestable de todos




pero con ganas de abrazarte a alguien y llorar, cagarte de risa y seguir llorando. romper en llanto silencioso y aliviarte con cosquillas en la panza. llorar y vomitar todo eso que no sabés cuando va a salir a la luz, pero que ya no aguantas porque las ojeras cada vez son más grandes, los ojos cada vez más oscuros, los labios cada día mas rotos, cada vez te tiemblan más las manos y las piernas.
en cualquier momento, en algun momento. pero vos sólo queres abrazarte y llorar.
ver a los ojos, contar un chiste de católicos heterosexuales argentinos, y reir.


reir, llorar.

pero tenes ganas de ir a pisar cabezas por ahí, pegarle a todos los que se te cruzan y pedirles por favor que se callen. que dejen de preguntar, de pelotudamente preguntar.
porque te los cruzas en la calle, apurado con ganas de regresar a tu almohada, y te tocan el hombro. te saludan y te pregunta cómo estás. la puta madre, no me preguntes, estaba a segundos de tirarme a tus brazos como ahogado al salvavidas. pero preguntaste, hablaste, pelotudamente preguntaste. y te saludé, chau. hasta otro día. mi almohada es mejor compañía.





irritación.
las zapatillas hacen ruidito y la gente en la facultad dibuja misas.
hablan todos en voz baja diciendo tal o cual cosa, son misas, y el amén se eleva al cielo cuando pasaron las dos horas. pero son misas, asquerosas irritables misas donde todos hablan a la par como robotitos mentalmente sincronizados, se ríen de una boluda que no sabe hablar, se ríen tres idiotas entonces dos más se tienen que reir. se ríen esos cinco idiotas entonces como la mayoría se ríe, se tienen que reir los demás. idiotas evangélicos creyentes que van a misa a creer que lo que dicen es ley moral de todo hecho analítico, psicológico, matemático o literario. nadie se da cuenta que parecemos fieles feligreses? nadie se da cuenta que estámos en misa? y no, no es que esté totalmente susceptible, mala onda tampoco. es simplemente un bocadillo del día, una nota al pie, un asterisco, una mirada más allá, de idiotas ríendose porque la mayoría se ríe, y de otra gente que repite en voz baja lo mismo que dice el profesor. anecdótico, perdición, aburrido y perdido. sí, es una misa. callense por favor.

y había mil cosas más, mil. pero bla.




y al final esto es como los simpsons. empezas con algo y terminás con cualquiera, sabiendo que lo que sentías y pensabas minutos antes de haber empezado, no tiene lugar, y tampoco se lo hacés.











no quiero soluciones.
si quiero soluciones me hago evangélico o amigo de dios.

No hay comentarios.: