10 septiembre 2007

no sé cuál es su magia, ni sé cómo logró hacerlo. pero el reloj dejó de funcionar; no hizo más tic tac y me olvidé que había tiempo. de repente me vi durmiendo, al rato despertando, caminando llegando tarde, en colectivo, escuchando música y volviendo en compañía de la luna esperando que la lluvia sea mi amante. me vi sin nada en el estómago. me había olvidado de almorzar, no sentía ganas de comer. me había olvidado de lo que tenía que tomar, me había olvidado de las monedas. me olvidé del tiempo, y de que ya volvía a ser de noche. me dormí. me desperté. me dormí otra vez, pero me volví a despertar. seguía sin sentir nada, seguía raro. mi cabeza por primera vez se ponía de acuerdo con mi corazón, y sentían lo mismo. sentían una paz absoluta. sentían un recuerdo, un reflejo y una sombra. sentían juntos el primer rozamiento de esos labios.
esos labios... tan... tan mágicos. esa magia de saber que pasaron días y más días, y meses y años. pero esos labios mágicos que haran de esa sensación única, inigualable. esa sombra me seguirá, y me olvidaré por un momento del tiempo.
me volveré a olvidar del tiempo.
volveré a recordar del momento en que sus labios mágicos hicieron que el tiempo se detenga por completo.
realmente se detuvo.
y el mundo paro.

realmente detuvo el mundo
y sus labios se convirtieron
en la magia más increible
en la cual me tocó participar.


los relojes dejaron de hacer tic tac,
y la sombra de sus labios
se ve a centimetros de mi boca,

se ve, porque siento
que en ese momento se paró el tiempo:
salí de mi cuerpo y pude ver como me besaba.


esa imagen, la de su magia y la de sus labios, queda en mi retina. queda en mis pensamientos cada vez que me olvido que hay tiempo, y que no llego a ningun lado en hora. esa imagen queda en mis párpados, y más que nada en mis labios. esa imagen mágica se acuesta en mis sabanas, junto a la compañia de la luna cuando se está por esconder.

ya sé, creo que esa luna se esconde en tus labios,

la luna alumbra en la oscuridad de la noche
y tus labios hacen magia en mis madrugadas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo muchas ganas de abrazarte..
y demas cosas q prefiero callar..
al final termino siendo como Vos..
:)

norman dijo...

ah... (?)

agus! dijo...

.


.
"...nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio.
Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura.
Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella.
Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua."

por Julio Cortazar






(Conocí este texto de chiquita, no recuerdo bien cuando, y lo traspase en un papelito y lo guarde como un tesoro. En ese momento no comprendía el significado de algunas palabras... ni mucho menos las sensaciones del placer de besar. Hoy extraño ese placer, mi placer preferido.)
.





.

agus! dijo...

.
y de repente recorde esto... http://yosoymipropiareina.blogspot.com/2007/04/el-placer-de-besar.html



un gusto señor!.
(muy muy agradable lo q se lee)








.