01 septiembre 2007

compartíamos bocado sin ganas
esa comida rara que desgustaba y
"la tuya que no alimenta nada".

el vino fino de la copa no bebía,
tampoco aguantaba su olor
saliendo de mi boca;
ella con tres cervezas se conformaba
mientras fumaba
unos cigarros baratos.

crecimos con diferentes lentes,
los mios de sol, oscuros,
los de ella sin vidrio.

en un lugar solo perteneciamos
al mismo mundo. compartíamos
mis sabanas de seda
y su almohada toda desplumada,
pero igual, perteneciamos
al mismo mundo.

a veces cambiabamos de roles.
mis juegos tontos pasaron a ser
constantes peleas contra
el día a día,

ella se inventaba cirujías,
se sacaba las arrugas,
se ponía silicóna .

a veces cambiabamos de roles,
yo lloraba, y ella
decía que todo iba a estar bien.


cuando la seda nos acariciaba
y su almohada se desplumaba contra la cama,

sus lentes se volvían diamantes,
sus piernas se volvían brillantes.


parece que esos siglos
que fueron sólo unos pocos años

le sirvieron para entender
que sus tetas sabor burgués
formaron parte de sueños
estúpidos, adinerados

1 comentario:

ser dijo...

boronbonbon, boronbonbon.. aguante Binner gobernador!!