11 marzo 2006

sí.
va terminando todo y empezando ¿algo mejor? esperemos que el fucking god quiera.

ultima vez esperando un inicio de clases para ir a cortarme el pelo unos dias antes de empezar. no me dan ganas de hablar del primer día de clases. menos del primer día del año pasado. que fue el peor. que fue donde caían y caían las gotas de sudor, o quien sabe si desesperación, o quien sabe si temor. o quién sabe.
ojalá este sea mejor que los anteriores.
la cuestión es que en un rato me voy a cortar el pelo. en un rato. tal vez en veinte minutos, o en una hora y treinta y dos minutos.
mi señor padre tiene que levantarse. y yo tengo que esperar a que se levante.
a quién le pasará, pero a mi me da miedo ir a interrumpir su sueño. es que, una cosa es interrumpirle a un chico, a uno de treinta o de cuarenta. otra cosa es interrumpirselo a él. igual, si tiene sueño se queda dormido. claro. porque tiene ese privilegio de acostarse a ver la caja boba, y quedarse dormido diez minutos. para despues levantarse con toda la engería posible. mentira.
no quiero levantarlo. que se despierte solo.
tampoco quiero ir solo. porque es de las pocas salidas que seguimos teniendo de padre a hijo, de hijo a padre. ir en auto y encontrar un lugar para estacionar. o ir en auto y estacionar el auto en el garage que esta en frente de la peluquería. el garage , cuando bajas del auto, te da frio. y eso es hermoso. porque tenes toda la cara fría. congelada.
siempre pasa eso. porque claro, vamos de mañana. creo que el como yo, no aguanta la espera. y mas si hay gente.
tal vez, más, si hay nenes de menos de diez años cortandose el pelo.
me acuerdo que cuandoe ra chico me quedaba dormido cuando me cortaban el pelo.
no se si es una peluqueria de barrio. tal vez lo es. pero para mi no.
es la peluqueria donde está Walter. los martes no esta Walter. o era los lunes?
Y Walter pregunta:
- ¿cómo te querés cortar?
Y norman responde:
- corto, pero no tan corto.
y Walter pregunta :
- tapandote las orejas?.

porque Walter sabe que soy orejón. bueno, que tengo las orejas grandes. y que me molestan, y me dan vergüenza. y si no tengo pelo que me las tape, me siento indefenso. porque si me agarran las orejas y me las estrangulan, me duelen. y me duele todo el cuerpo. y me indefenso si me dañan las orejas.
a Walter le fui un par de veces diciendole: haceme una cresta.
pero, claro. de las crestas chiquitas, que pasen desapercibidas..para que un colegio estricto no digan nada. y no te obligen a cortarte el pelo, o no te dejen entrar.
también le dije que me queria tenir.
y ahí me teñi de naranja.
hace dos años, o tres.
claro, tampoco es de las peluquerias modernosas que va un loco y le pide al peluquero que lo rape pero que le dejen tres mechones locos, y estos mismos, los peloqueros, lo va a hacer con tranquilidad.
no, al lado de la puerta hay un auto. de esos donde se pueden sentar los nenes. así les cortan el pelo.
pero igual, de que sirve esos autos?
supuestamente pará que el nene se tranquilize?
pero si a mi me cortan el pelo arriba de un autito, voy a pensar qeu soy el hijo no reconocido de chumager y voy a hacer que manejo. me voy a mover, y el peluquero se va a poner nervioso.

la primera vez que me sente en la silla de la peluqueria sin el almohadón o cojin, como les guste, me sentí grande. porque esas son las cosas que hacen que uno se sienta grande.
y estaba feliz por dentro, pero por fuera me hacia el grande. el que no le hacía falta ningun almohadón para que se pueda ver bien en el espejo, y para que el peluquero le corte bien.

voy con señor padre, porque le gusta criticar los cortes.
le gusta decir "así no te van a dejar entrar" y cosas por el estilo.
voy con él, para que sienta que soy un nene todavía. aunque el no lo sepa, lo sigo siendo.
a mi siempre me dio vergüenza mirarlo por el espejo. el sentado atrás. con el mentón apoyado en su mano, y los dedos, de los cuales los nombres nunca me los puedo aprender, moviendose impacientes por sus labios.
es bajar a la cochera con el, entrar en el auto. y poner un disco.
a veces pregunta que estamos escuchando.
otras veces mueve los dedos sobre el volante.
y eso me hace feliz.

hoy va a ser uno de los ultimos días que vaya con él a la peluquería.
pero mi papá también es peluquero. claro, con mal pulso y sin estudios primarios, secundarios y terciarios de coiffeur. por eso, creo que va a ser uno de los ultimos dias en la peluquería junto a él, porque a mitad de año, cuando me vuelva a cortar el pelo, me lo va a cortar él.
prefiero que lo haga él. a norman le agarra rayes, que no importarían si se refleja en el pelo. pero si importa el lugar donde la cabellera es llevada.



van a pasar muchos meses hasta que vuelva a usar vincha. porque, tal vez la use porque realmente me moleste el pelo, o por algo estético. pero por esa misma estética no voy a usar vincha sin pelo que agarre, proteja, empareje.

siempre que no estuvo Walter, nos fuimos. ojalá siga estando. así me corta él.
seguramente, por mala suerte, si Walter tiene otros clientews que atender, y el otro chico con pelo modernoso engelado no tenga ninguno. no voy a dejar que el me corte. en realidad es la costumbre, de que tu pelo lo conosca Walter. de que conozca tus cicatríces, tus defectos, tus posturas, tus caras de malhumorado por ser tan temprano/por no querer cortarse/ por vergüenza. conoce a señora madre, y a señor hermano.
pero hace mucho que no ve a señora madre.
y siempre le manda saludos.
y obvio, como siempre pasa, uno nunca se los hace llegar.
porque se olvidan. o porque mandes o no le mandes saludos a alguien, no vas a quedar ni menos mal ni menos bien.
costumbres.
como la costumbre de entrar a una casa y pedir permiso.
yo no lo hago. soy mal educado?
como la costumbre de que un profesor te entrege una prueba/fotocopias y el alumno diga gracias.
yo no lo digo. soy mal educado?


en diez minutos me voy a cortar el pelo. chau pelo largo.
no es largo.
es alto.
tengo rulos. pero no rulos rulos.
rulos lazios.
a veces quisiera tener rulos rulos.
otras me dan asco.
me hacen pensar en gente pequeña, en bebes
y a mi los bebes me dan asco.


me llevaría para escuchar en el auto this amazing cd. "plans"
no escribo y medito. pienso si lo hago o no.
en dos minutos se graba.
mientras me puedo ir a cambiar y lavar los dientes.
lavar la cara asi no queda tan fea.
es tan lindo este cd. que podría musicalizar una de las ultimas salidas con señor padre.

me voy a cortar el pelo. no quiero.

4 comentarios:

Almendra dijo...

Leí tu texto y me parecio muy genial todo lo que sale de vos, me sentí muy identificada es esta parte:

"a veces pregunta que estamos escuchando.
otras veces mueve los dedos sobre el volante. y eso me hace feliz."

Yo siempre espero su aprovación, y cuando hace el juego de los deditos sobre el volante se que la obtuve y eso es genial :D


Y sin querer leí un poquito del texto anterior, creo que escribis con una simpleza que atrae a los ojos..

En fin, te cuento:
Se que el gatito vivió dos meses en un puerto, porque a la semana que nació, se los llevaron a los hombres que trabajaban ahí, ellos lo alimentaron por un mes hasta que no lo hicieron más (nose porqué), uno de ellos es amigo mío, me comento del gatito y le dije que me lo traiga..
Lo lleve al veterinario para que lo revise y me dijo que tenía 2 meses y medio...
Me despido porque esta llorando, je..
Un beso y uno invisible para tu papá que me calló simpático..

Anima dijo...

Cut Your Hair.Pasa tan rápido.Uno se termina de cortar(mejor dicho se lo terminan de cortar)y piensa que no tendrá que pasar por eso al menos hasta dentro de unos meses más.Pero llega la hora y es todo de nuevo.Igual debo aclarar que mi"rutina"de peluquería no incluye todos los pormenores detallados en el texto.en fin,también me identificio con la necesidad de aprobación de mi(señor)padre en cuanto a la música.Aunque no me puedo quejar...
Un saludo muy(pero muy eh!) grande...

ser dijo...

te llame pero estabas durmiendo.
necesitaba decirte q este texto me toco en serio. me hizo llorar.

très bien dijo...

¡qué lindo lo que escribiste, norman!

se nota que lo sentiste, que lo vivís, que esas palabras están dentro tuyo.

qué lindo.
igual sos un toque duro en algunas cosas, todavía. (y sí, este "todavía" no es accidental)

que los bebés te dan asco.
pero tus palabras hoy son más tiernas que ayer.

de eso podés estar seguro.

besos,
n.