24 agosto 2005

y quién quiera que sienta
las mañanas en donde
tus labios comienzan un juego
sin fin, buscando el
placer de tu piel en
su rozamiento con el de
algún otro..

ver imágenes difusas,
en medio de mi almohada,
con la seguridad de saber
que en cada centímetro de
distancia, las caricias
mutan en algo mucho mas
hermoso que en esos
cortos escondites del
mundo de las palabras.

aunque hables con otro
sobre tus esperanzas
de una vida junto a la suya;
se como en cada milímetro
de tus labios se grita fuerte
mi nombre para que aparezca
un día despierto a un costado
de tu cama.

1 comentario:

ser dijo...

colmaste mi paciencia