02 enero 2010

vemos como tu pelo muere
y cae,
lo levanto,
lo guardo.

algunas noches
mientras dormís
lo voy a buscar.
y me quedo unos largos minutos sin andar.

se escucha tu respiración,
lenta
pausada,
por segundos
pareces ahogarte en pesadillas

no vuelvo.

me quedo
con el que es todavía tu pelo,
en las manos.

y antes que suene el despertador, lo vuelvo a guardar.

me acuesto al lado tuyo,
y me quedo quieto.

cuando te despertás
te escucho,
me decís al oído que sueñe con vos.

pasás al baño.
volvés al cuarto.

me das un beso,

y te vas.

no sé qué temés
que nunca te animás a prender la luz
y darte cuenta
que en la almohada
mis ojos
siguen abiertos.

No hay comentarios.: