27 enero 2010

Todos estamos enfermos. Todos somos enfermos. Y el que no lo está, lo estuvo.
El que no lo está, tiene huevos, tiene valor, y tiene una humanidad enorme, cosas que el que está enfermo no tiene.
Los que afrontan, los que pueden enfrentarlo para dejar de ser enfermos, dejar sus vicios, sus virus, sus mierdas internas, sus obsesiones.
Todo el mundo es enfermo, egoísta. Tienen sus obsesiones que lastiman a los que supuestamente aman, tienen sus vicios que dañan al que está al lado.
Hay gente con huevo, hay gente con valor. Con eso que muchos no tenemos. Hay gente que enfrenta, que se llena de carga, de energía, mala, buena, se llena y llega. Llega al punto crucial, a hacerse cargo, a crecer, a tomar las riendas de su vida y hacerse cargo, dejar sus caprichosos. Afrontar la realidad. Cumplir sus putos sueños sin temor a nada, llegar a sus metas.
Hay gente que es enferma y no lo sabe, hay gente que es enferma y lo sabe, pero deja el televisor prendido detrás, para distraerse cada segundo con esas voces, darse vuelta y mirar, riéndose pelotudamente de cosas que no son graciosas; perderse en una mancha en la pared, y creer que es la mancha mas maravillosa del mundo, creyendo que ver esa mancha en la pared es mucho más importante que lo que uno puede hacer, dar y recibir. Yo soy así.
Yo pienso que esa mancha es maravillosa, que Arturo es más importante que mi alma, que Arturo es más interesante que mis ganas de ser. Me olvido de soñar, y de creer, de crecer, me olvido de moverme, porque tengo miedo. Y me refugio en esas pelotudeces que lastiman a los que amamos. Que las destruyen, que las hacen mierda. Y afrontar, no. Me doy vuelta, duermo boca abajo. Sueño que soy alguien que no me interesa ser. Vos sos igual que yo, estás lleno de mierda como la que tenés alrededor. Como la mayoríar que tienen sus mierdas, y su poca capacidad de ser.
La empatía creemos que es un don, cuando es un deber. Cuando es una obligación que tenemos cuando respiramos. El egoísmo de mierda que nos mueve, que dice, así estoy bien. Así creo que soy feliz. Así me conformo.
Y no.
Porque estoy enfermo, y tengo miedo.
Y vos estuviste enfermo y seguís teniendo miedo.
El miedo no se va nunca. Nunca.
Duele, enormemente duele, cuando ya no hay mancha en la pared que ver, cuando el televisor queda en mudo y el ventilador deja de funcionar y no hay aspas para seguir contando. Duele cuando llora la persona que amas, cuando llora la persona que nunca vas a conocer. Duele cuando te quedas quieto. Sin llorar. Ni sabés si estás respirando. Y de repente, tu boca se empieza a mover, y empieza a hablar, sin voz, empezás a decir cosas. Te empezás a mover de forma espástica en la cama, y quebrás el mundo a tu alrededor. Por segundos, hasta que volvés en la misma situación de nada, de no saber si estás respirando. Sin hablar. Hace calor, ya no te importa transpirar.
Duele. Duele ser enfermo.
Duele tener miedo.
Duele no poder abrazar sin querer llorar y no animarse a hacerlo.
Duele ser egoísta, no poder dejar nuestros putos vicios de lado, y poder ser feliz. Duele creer que un segundo de una supuesta paz, es mejor que toda la mierda que hay después. Otro segundo después.
Duele hacerse cargo, duele crecer.
Duele querer ser lo que querés ser, no ser un hijo de puta, porque no querés ser un hijo de puta.
Duele lastimar a la persona que amas.
Duele un montón.
Todos somos enfermos, todos fuímos enfermos. Todos necesitamos un aliado que sea pura luz. Todos necesitamos hermanos que nos hagan ablandar el corazón para darnos cuenta que podemos ser lo que queremos, que podemos dejar de lado toda la mierda, y Ser de una puta vez. Si tengo aliados, mis aliados seguro tienen miedo, yo también tengo miedo, pero creo que todos juntos podemos. Al fin y al cabo, somos hermanos, humanos, al fin y al cabo, somos todos enfermos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

si.

Mar. a

raula dijo...

Para mi si te haces cargo deja de doler.

Hola Norman, recien se me vino a la mente la frase necesito algo
y eso, chau

raula dijo...

haa, bueno, no, no lo apruebes mejor

Anónimo dijo...

ganas de esa sensacion tan hermosa q siento

rocio Recaño dijo...

duele.

anitamusical dijo...

duele
pero es cierto lo del final también
entre todos, se puede (de éso estoy convencidísima)