28 diciembre 2009

y si me vas a cargar
por sobre tus hombros
que no sea por la mañana,

cuando el sol renace
tortura mi piel,

imprimiendo su juego de calor
y pesadez,


por todo el sueño del mundo.

No hay comentarios.: