28 diciembre 2009

antes que las piernas
caigan al cielo,

hay que permitirse
respirar de cerca
el aliento de las manos

que inyectan lágrimas
de sangre
en la renuncia de la madrugada.

No hay comentarios.: