11 marzo 2008

1.

-No cierres la puerta que me gusta ver como los hombres se agarran la pija cuando mean.

2.

Caminamos cerca de su casa. Se detiene en la esquina y me señale un tacho de basura, -miralo al tipo ese que está ahí atrás. Siempre se pone a dibujar personas. A veces a la noche me cuelgo viendolo, pero no puedo, no puedo mirarlo todo el tiempo. A veces imagino que me ve, y yo desnuda y el dibujándome. No puedo mirarlo mucho, de sólo imaginar que traza mi pelo en una hoja ¿me hará lunares en la cara? ¿ y los piercing? ¿Sabrá dibujarlos? a veces tengo que dejar de mirarlo, me imagino su lápiz inventándome, creándome a su manera, desdibujándome, vistiéndome y desvistiéndome según lo que pueden alcanzar sus ojos.


La miro, lo miro. Nos quedamos un rato parados, doblamos y seguimos caminando, mi mano en su espalda hace dibujos que ella ni se percata y mi cabeza imaginando a ese tipo dibujandola. No hay celos, creo que no hay celos. Alguna noche ella va a salir con su musculosa negra y una pollerita rota, cortita. Lo va a saludar y lo va a invitar a pasar. Seguramente me lo cuente, y yo con esa bronca de querer mirarla a los ojos y decirle que puedo inventar los mundos mas paralelos, más hermosos para los dos.

2 comentarios:

malén dijo...

"yo con esa bronca de querer mirarla a los ojos y decirle que puedo inventar los mundos mas paralelos, más hermosos para los dos."

qué linda frase norman

malén dijo...

es una pena que sólo te estés citando y que no me lo estés pidiendo
hoy me animo a cantarte.