16 noviembre 2007

acariciar con el alma la libertad más pura

sin la necesidad de ningún componente ajeno al cuerpo,



es heroísmo, digno de todo respeto.

1 comentario:

Anya dijo...

y eso donde se consigue?