23 agosto 2006

Llueven de tus ojos como caia del cielo
la lluvia todas las tarde de abril,
mojando nuestro silencio, inundando
tus ganas de gritar;
las mismas ganas que hoy
no me dejan respirar en paz.

te miro con los segundos contados,
rafagas de risas en la cama
y un sin ganas "hasta mañana".

siguen lloviendo tus ojos,
tus miradas impresisas en el aire
causan frio en mis sentidos,
no hay camino para gritarte
que tu alma vuelva a tierra
a escuchar y a sentir abrazos
sin ganas de mentir lo que sentimos
cada vez que callamos a esperar
gritos que nos vuelvan a nuestro lugar.

2 comentarios:

ser dijo...

definitivamente sos ese ser oculto q cada uno de nosotros esconde.

juanita dijo...

increíble definición la de ser. no podría ser más acertada.